Nuestra

HISTORIA

Un recoleto local en el nº 45 de Ríos Rosas acoge el novedoso concepto del joven cocinero Luis Ángel Perez, un vallisoletano amante del cine y formado con los mejores que ha querido crear “más que un restaurante donde comer rico, un espacio para la reflexión en el que despertar emociones”

La oferta de Medea gira en torno a dos menús degustación: Menú corto que consta de 3 aperitivos, 8 platos y Petit fours por 50€ y Menú largo de 3 aperitivos 11 platos y Petit fours por 65€, que se personalizarán para cada mesa y tendrán mucha carga conceptual.

1. Platos personalizados
Una experiencia que se vive a través de dos menús degustación: uno corto de seis pases y uno largo de diez. La particularidad de estos menús es que no están escritos ni preconcebidos sino que se personalizan totalmente para cada mesa en función de las alergias y los gustos particulares de los comensales
2. Cocina para reflexionar y sentir
Medea es una cocina reflexiva, viajera, con una sólida base conceptual detrás y muy sabrosa. Sus platos parten de la tradición, incorporan ingredientes del léxico culinario mundial y utilizan la vanguardia pero solo como herramienta para conseguir texturas o potenciar una sensación
3. Cocina del mundo
Hay fusiones insólitas de culturas antagónicas e ingredientes aparentemente opuestos que, sin embargo, consigue ligar con absoluta armonía. Por ejemplo hay un plato llamado “Relativismo cultural” que aúna un receta típicamente japonesa como es el tartar de vieira macerada en miso con ingredientes peruanos como la leche de tigre y una salsa verde de cilantro
4. Sala = Espacio de Interacción
En Medea no hay cuadros, ni muebles de diseño ni artificio alguno porque lo que se ha buscado es que el cliente se sienta arropado a través de un servicio dinámico y muy interactivo. Muchos de los platos se terminan en sala y se elaboran guarniciones como la salsa de chimichurri que acompaña al pichón con boletus o el coctel Mai Tai que se sirve sobre uno de los postres.

Nuestras

CREACIONES